Pesadilla a 20.000 pies "Y otros relatos insólitos y terroríficos"

; Santiago García (Traductor)
Pesadilla a 20.000 pies Y otros relatos insólitos y terroríficos -  - 9788477024330
EAN: 9788477024330
Editado por: Valdemar
Materia: Narrativa de terror y/o misterio , Relatos, cuentos, y novelas cortas , Literatura norteamericana , , Narrativa gótica
Colección: Gótica
Nº en la colección: 300
Idioma: Castellano
Publicado el: 1 Septiembre 2011
Nº Edición: 1
Nº páginas: 401
Encuadernación: Bolsillo Rústica
24.00
o también con 2083 páginas de

Sin stock actualmente, disponible bajo pedido

¿Lo has leido?, comparte tu valoración:

Richard Matheson nació en New Jersey (Estados Unidos) en 1926 y estudió periodismo en la universidad de Missouri.
Como no encontraba un trabajo fijo en ningún periódico, decidió convertirse en «freelancer».
Envió un primer relato, «Nacido de hombre y mujer», una recreación moderna del clásico «Frankenstein» de Mary Shelley, a la revista Magazine of Fantasy and Science Fiction, que lo publicó con gran éxito en 1950.
Seducido por el mundo del cine, escribió guiones, y en 1957 llegó a un acuerdo con la Universal para adaptar su novela «El hombre menguante», película esencial en la historia del cine fantástico.
Pesadilla a 20.000 pies y otros relatos insólitos y terroríficos reúne los mejores cuentos de terror de Matheson (algunos de ellos convertidos en episodios de la serie televisiva de culto The Twilight Zone, emitida en los sesenta, y ahora en DVD) y se publica en la colección Gótica con la intención de dar a los aficionados una visión más amplia del género, de la mano de sus principales continuadores contemporáneos, como Lovecraft, Howard o Blackwood, presentes también en la Gótica.
Considerado por Ray Bradbury como uno de los más importantes escritores del siglo XX, y por Stephen King, al que dedica el volumen, como su maestro, Matheson ha escrito algunas obras fundamentales de la moderna literatura fantástica, como «Soy leyenda» (1954), o la citada «El hombre menguante» (1956).
«Cuando pensabas que el relato se iba a acabar -recuer...